miércoles, 13 de agosto de 2008

Silencio



Hay asuntos que no merecen ni una tecla de más. Sigue con tus mentiras; yo me reservo mi versión de los hechos. No hay mayor ciego que aquel que no quiere ver, ni mayor sordo que aquel que no quiere oír. Demasiadas palabras he malgastado ya con esto. Hay conversaciones que llegan demasiado tarde, situaciones que van demasiado lejos.

Aprendí de mi hermano que los ríos más profundos corren con menos ruido. Yo no necesito que el mundo gire a mi alrededor, ni ser la protagonista de todas las batallas. No necesito venderme por la vida, disfrazada de algo que no soy, con la personalidad del consejero de turno. Ahí te dejo con tus historietas, tus lamentaciones. Yo me reservo un espacio al que no puedes llegar, en el que no puedes tocarme. Soy dueña de todo lo que me callo y desconoces; de todo lo que sé y no digo. Me quedo en mi silencio, quién sabe si para siempre.

Se acabó. Sigo mi camino.

4 comentarios:

Veruca Salt dijo...

Ay, bichillo, qué te ha pasao... :(

Bicho dijo...

Ainss, la amistad, que a veces no es tan correspondida como pensamos.

Snif, snif :(

Evita dijo...

Siento muchisimo que estas cosas pasen, por desgracia a mi me ha ocurrido lo mismo, imagino que el egocentrismo es el peor enemigo que nos separa de nuestros amigos.

Pero sabes lo que te digo?? que ellos se lo pierden. Si fuimos felices hasta que los encontramos, podremos serlo ahora que no estan.

Besos mi niña

Guarismo dijo...

¡Vaya! Pero luego el silencio se convierte en voces... a veces.