martes, 27 de abril de 2010

Uy, qué fresquito!


Los bichos no llevamos bien el calor. Nada, nada, nada bien. Nos volvemos perezosos, hipotensos y llorones. Y nos quejamos todo el rato y vamos arrastrándonos por la vida con cara de "oh dios míooo, estonomepuedeestarpasandoami".

Pero no pasa nada, porque para eso está la sugestión (y el sarcasmo, mi gran amigo). Así que desde hace un par de días me repito sin parar: uy, qué buen día hace, qué bonito, qué fresquito! (Já!)

Veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada, veinte grados no son nada...

*/ La tortura de las temperaturas insufribles no ha hecho más que empezar y yo ya estoy soñando con que vuelva la nieve. Quiero frío, FRÍO!

3 comentarios:

Belinda dijo...

Esto es la cosa de pertenecer a diferentes latitudes. Tú odias el calor, porque lo tienes mucho, yo lo anhelo con frenesí, porque aquí dos mesecillos y después, adiós....

El calor mola!! A mí lo que me paraliza es el frío. Me quedaría metida en la camita entre edredones y no me movería....

Bicho dijo...

Yo odio el calor porque pasamos de 5 a 25ºC sin anestesia... y eso no hay quien lo aguante!!!! (Buuuaaaahh, lloro amargamente)

P.S.- Lo de quedarse en la camita cuando hace frío es un regalo del cielo^^

Luo dijo...

Pos yo no quiero calor, que llevo un "celibato" y sólo me faltaba ver las carnes contonearse al sol...

Juer... tengo que pegar un bocado a alguien en breve ... no sirvo pa esto...

HAHAAAAGGRGRRRRRR

huis... si ya digo, mi estomago, todo mi ser me pide dulce carne... que comience mi calvario!!!

Abraciiitoooossss