martes, 12 de enero de 2010

Odios

Odio que toda la casa parezca un congelador justo después de la ducha.

Odio que los ascensores huelan a una colonia que no es la mía.

Odio que me hablen cuando acabo de despertarme.

Odio a la gente que considera que el toreo es arte y/o tradición.

Odio que insistan cuando he dicho: NO. Y odio insistir en que no insistas, por favor.

Odio a la gente que finge no verme para evitar el saludo.

Odio a Helena Bonham Carter (tanto que empiezo a odiar el trinomio Bonham Carter-Depp-Burton).

Odio caminar a paso de hormiga.

Odio que el viento me irrite los ojos.

Odio la estupidez/avidez de los políticos.

Odio que el verano tarde tanto en llegar, para después poder odiar que el invierno tarde tanto en llegar.

Odio a la gente que dice "YO siempre..." y en realidad nada de nada.

Odio a los canis que utilizan los altavoces del móvil para escuchar música en el transporte público.

Odio a esas personas que te hablan como si fueran superiores.

Odio que mi estufa no tenga un botón intermedio entre el I (que no calienta nada) y el II (que te achicharra hasta el tuétano).

Odio el olor a incienso de la semanasanta.

Odio hablar por teléfono (Sí, odio hablar por teléfono y aún así me considero normaaaal!).

Odio acabar con los puños de las camisetas llenos de tinta cada vez que escribo con un bolígrafo de gel.

Odio que la gente imite mi acento.

Odio a las personas que se atribuyen el mérito ajeno como si fuese lo más natural del mundo.

Odio la rima consonante.

Odio los peros, los pros y los contra.

Odio a la gente que no te devuelve la sonrisa cuando tratas de ser amable.

Odio ese maldito calcetín rojo que se cuela en mis lavadoras blancas y convierte mi ropa en un mar rosa (Dios, como lo odio!).

Odio a la gente prejuiciosa e intransigente.

Odio a la gente que odia las cosas que odian los demás, esa gente que ni siquiera sabe odiar por sí misma.

4 comentarios:

Evita dijo...

no se si decirte que estoy deacuerdo contigo, porque asi aparte de estar en tu linea me convertiria en una forma tuya de odio por odiar lo que tu odias, aunque si lo odio tampoco tienes tu la forma unica de odiar, por lo tanto hay mas gente que puede odiar lo que tu odias sin que tu tengas que odiarla porque odian lo mismo que tu :P

Que chachi!!!


Pues yo odio a la gente que dice defender a un amigo, y para defenderlo jode a otro amigo.

odio a las personas que dicen mi perro come el mejor pienso mientras les dan los huesos de pollo bajo la mesa y miran a otro lado cuando un perro tiene hambre en la calle.

odio a las personas que se fijan en tus pelos en un dia de lluvia, pero no se miran las lagañas un dia de verano.

odio cuando voy a salir de casa y mi enano me mira con cara de pena "pensando... hasta la noche amiga" (odio mas todavia cuando tengo que trasnochar y el duerme sus horas y las mias por llegar tarde para estar a mi lado, y yo por ser adulta no pienso en el)

me odio a mi misma por confiar en la gente, me odio a mi misma por no saber decir no a tiempo, me odio a mi misma por no tener valor suficiente para decir hasta aqui he llegado, y me odio a mi misma por ser tan fuerte que cuando lo hago camino con la cabeza alta de estar segura de hacer lo que creo correcto.


Asi que amiga... odiamos muchas cosas, pero a ti te quiero muchisimo ;)

Belinda dijo...

Bue, mientras no me odies a mí.....

Yo odio el frío y no tener tiempo para nada. Por si vale...

Bicho dijo...

Qué bonito, estoy odiando en compañía, es como un odio solidario ^^ Muaajaaajaaa!


Besos a las dos, ya sabéis que a vosotras no os odio (ni un poquito, cero).

Guarismo dijo...

¡Cuánto odio! Aunque estoy contigo en la mayoría de tus odios... Pero no te enfades ni odies tanto. Es mejor amar. Escribe otro diciendo "Amo a " o "Me gusta tal o cual cosa"... para compensar.

(El odio pone de mal humor y no conduce a nada...)

Un abrazo,

Miguel