miércoles, 2 de junio de 2010

Paréntesis


Puede que nunca lo sepas, pero hoy he aprendido a rendirme y dejarte pasar. Voy a mantenerme lejos, aislada en un paréntesis. En algún momento lancé las palabras equivocadas al aire y ya no pude seguir haciendo malabares.

Tenía un contador para pedir perdón una vez al día. Rompí el mecanismo, pero no supo pasar de ti. Ahora tengo una grieta en la pupila que me recuerda que no puedo pasarme la vida buscando tus disculpas.

® Bicho

3 comentarios:

Kosicas dijo...

Sabes? me encantaría tener los ovarios suficientes para decir exactamente eso.
Me tienes enganchaita, creo que a veces escribes lo que yo no puedo...así que amenazo con seguir leyendo...

Bicho dijo...

Dios, cuidado que se me infla el ego!!!

Seguro que te pones y escribes cosas mejores que ésta, se ve tu talento a leguas ;)

Un besillo y gracias por pasarteee!

Kosicas dijo...

a mi lo que se me da bien no es tan agradable como lo que tu haces, chatunga, jajajjajaja