sábado, 21 de noviembre de 2009

Convicción 1

Convicción 1: Los hippies no existen.


(o a todos nos gusta vivir de Carnaval)

Así de simple. No existen.

Mi facultad está llena de ecopijos, pijipis, perriflauticos y demás neohippies. Estudian una carrera que sus papis, abogados, arquitectos y gente bien de Madrid, les pagan sin escatimar ni un céntimo. En verano se alquilan una casa en los Caños para seguir son su pantomima entre playa y botellona. Hablan de ecologismo y del derecho de los animales, pero día sí, día también se zampan una hamburguesa del Vips. Defienden la libertad sexual, pero tienen pareja estable y son celosos hasta decir basta. Critican el consumismo, pero compran potingues para mantener bien cuidadas sus rastas, usan más sombra de ojos que un zombie y se gastan más dinero en ropa al mes de lo que yo ganaría vendiendo la mitad de mis órganos.

Pues no lo entiendo.

4 comentarios:

Sr. Calamar dijo...

Es la moda de lo bien visto. Si cuando alguien te pregunta por tu pasado no puedes comentarle ninguna época transgresora, antisistema y/o aberrante... no eres aceptado.

Paz.

Belinda dijo...

De nuevo digo: aaaamén.

Mucha tontería es lo que hay...

Guarismo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guarismo dijo...

A veces uno piensa que la juventud tiene mucho de tonta. Cuando yo era joven seguro que fui tonto también, claro. Pero la juventud tiene una triste ventaja: lamentablemente se cura con los años... así que, bicho, no te importe demasiado. Ya se les pasará. Y, a lo mejor, lo que tienes que hacer es vivir tu etapa transgresora, antisistema y aberrante, como dice el Sr. Calamar, para contarlo algún día... Yo no me dejé rastas, no se llevaban, pero tampoco fui hippie cuando me tocaba y no creas que no me arrepiento. Todo lo que hice fue correr ante los "grises".

Otra cosa son los pijos: no, por ahí no pases.

Un abrazo,

Miguel