jueves, 1 de octubre de 2009

Madrugadas


(II)

Si alguna vez la noche te maltrata,
disimula y se queda para siempre,
acaricia con fuerza tu tristeza.
Si alguna vez la noche no se marcha
recuerda que estás solo contra el mundo,
que puede amanecer de vez en cuando
si el viento vuelve a ser más favorable.


(Fernando Valverde)

1 comentario:

Belinda dijo...

Qué bonito, Bicho.

Un beso.