viernes, 17 de octubre de 2008

Y pese a todo sobrevivo

De porqué te echo de menos y pese a todo sobrevivo

A mi hermano.

No estarás la próxima vez que te necesite,
como no estabas hoy
cuando mis lágrimas te buscaban.
No estarás si algún día
leen esto y sonríen o se emocionan;
ni podrás impedirme
renegar de lo escrito
y abandonarlo, como siempre, en un cajón.
No te veré cuando me licencie,
ni apagaremos más velas juntos.
No estarás cuando decida
compartir mis errores con otro
y perdonar las heridas en nombre
de eso que algunos llaman amor.
No te veré cuando regrese a casa
cansada de tanto trabajo inútil.
No vendrás conmigo al cine
las tardes de invierno
cuando llueve y la luna
parece no querer salir a imponer su calma.
No tomarás café en el silencio
de esas mañanas mustias
en las que tanto me cuesta abrir los ojos.
No aplaudirás al final del último preludio,
ni despeinarás mis hojas y mi pelo
cuando junio me desafina los nervios.
No te sentarás a los pies de mi cama
las noches en que Morfeo
no se decide a venir al rescate.
No estarás en las cosas sencillas,
en las pequeñas calamidades rutinarias
ni en la magnificencia de cada día.

No estarás la próxima vez que te necesite.

Es difícil vivir en el borde de tu ausencia,
aunque más duro debe ser vivir sin tus recuerdos.
Es por eso que te echo de menos
y pese a todo,
sobrevivo.




No se me da bien la poesía; pero quería decir todo esto y no encontré otra manera.
Seis años. Y pese a todo sobrevivo.

Que paséis un buen día.

7 comentarios:

veruca salt dijo...

te leo.
aunque haya veces que no comente, como ésta. a mí también me cuesta sobrevivir.
pero te leo...

Evita dijo...

Nada de lo que diga eliminara el dolor, ojala! yo tambien pueda pedir deseos y evitar que las cosas pasen.

No puedo acompañarte porque el sufrimiento que llevas solo se vive cuando se tiene, pero si puedo decirte que aunque suene a poco, admiro el cariño que le tienes, y que el te tiene a ti.

Ahora sigue a los pies de tu cama, aunque no lo veas, ya no necesita que morfeo venga a dormirte, ahora tiene todo el tiempo del mundo para cuidarte siempre.

Mil gracias, por acercarnos mas a el, por sincerarte con el y con nosotros, "sobrevivir" no es nada facil.

Mil besos y mil abrazos.

Edmar dijo...

Es precioso que seas capaz de escribir algo así. Y me gustaría decir algo más, pero no sé que decir en estas situaciones. Muchísimos abrazos.

Lyra Lenguadeplata dijo...

Me encanta. Y te admiro, porque a veces se hace imposible sobrevivir...

Un abrazo, y mucho ánimo, que hoy ya es día 18.

Guarismo dijo...

Un fuerte abrazo, niña. Él siempre estará a tu lado.

Miguel

Sr. Calamar dijo...

Muchos besos :(

Bicho dijo...

Mil gracias a todos por pasaros por aquí. De alguna manera, me habéis acompañado.

Un abrazo.