viernes, 23 de enero de 2009

Los malditos Fwd

No me gustan los correos re-re-reenviados. De hecho, soy la típica persona que rompe todas las cadenas (ya sabéis: "reenvía este correo a todos tus contactos antes de 7 minutos o morirás retorciéndote en dolores insoportables, mientras una invasión alienígena asola el mundo". Lo normal, vamos). En ocasiones, incluso respondo malhumorada a quién me lo reenvió pidiéndole que me borre de su lista de contactos y deje de atiborrar mi bandeja de entrada con toda la mi_ _da (rellene usted mismo los huecos) que recibe.

Pero hoy, me han enviado algo que me ha gustado; porque no tenía música mística, ni hablaba de paz universal, ni reclamaba una civilización utópica que contradice los pilares de la historia, ni parecía escrito por un iluminado ciego de psicotrópicos.

Así que me he dicho, ¿por qué no? Y vengo decidida no sólo a molestar a mis contactos, sino también a mis lectores (que son 2, más o menos):

"Mi carácter impulsivo, me hacía reventar en cólera a la menor provocación. La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.

Un día un psicólogo, que me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.


Y entonces me dijo: ESTRÚJALO.

Asombrado, obedecí e hice una bola con él papel.


Luego me dijo: Ahora déjalo como estaba antes.

Por supuesto que no pude dejarlo como estaba. Por más que traté de arreglarlo, el papel quedó lleno de arrugas.


Entonces el psicólogo dijo:
“El corazón de las personas es como ese papel. La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel. ”

Aunque intentemos enmendar el error, ya estará marcado.


Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos. Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y lo más triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones.

Desde hoy, sé más compresivo y más paciente.

Cuando sientas ganas de estallar recuerda el papel arrugado. Es un consejo que te doy."




Y esto es todo (por hoy).

4 comentarios:

Lyra Lenguadeplata dijo...

Vaya... Me ha recordado a una entrada que tengo pendiente. Una de estas que tratan sobre las arrugas impresas en el corazón.

Un beso!

Sr. Calamar dijo...

Pues ya están tus dos fieles lectores ^^ ¡todo lo que llegue a partir de ahora será superávit!

Es cierto, que este spam rompe con algún tópico en cuanto a contenido, ¡tiene mensaje!. Gracias por volver a iluminarnos bicho-columnista-online. La pena es que el otro 99.9% de las cadenas es un spam carente de sentido y del que se beneficia mucho tonto con ganas de fastidiar a nuevos usuarios de la red de redes.

Besos,

PD.: Voy a la calle a volar una cometa. Si no vuelvo que me busquen por Lugo.

Belinda L. Black dijo...

No eres la única. Yo también rompo todas las cadenas, y disfruto haciéndolo...maldiciones a mí, ya ves....

Ya conocía ese powerpoint, y me gustó muchísimo.

Y ya tienes tres lectores...

Bicho dijo...

Ainss, gracias a los tres (por cierto, bienvenida Belinda!) por leerme incluso cuando no hago mas que copiarypegar!

La verdad es que me parecía bonito el mensaje (o estaba especialmente receptiva) y no me pude resistir.