viernes, 18 de febrero de 2011

Violetas


Huele a violetas. No sé si serán su pelo, su ropa o sus manos, pero cuando ella aparece todo huele a violetas. No es el aroma pesado de las flores, sino la dulzura de los caramelos; tan especial que casi puedes paladearlo y ni siquiera la lluvia ahoga su fragancia.

1 comentario:

Kosicas dijo...

Argggggggggggggggggggggggg!!!!!!!!!
Salivo, salivo y salivo, me voy a comprar unos de éstos que me has despertado el deseo, gracias!!