martes, 16 de noviembre de 2010

Confesión (XVIII)

 
Después de analizar sesudamente, la facilidad con la que quebraste mi mundo; dejándome atrás como un simple cristal hecho pedazos.

Después, digo, de comprobar cómo me atravesaste la existencia sin ningún esfuerzo; puedo concluir que, si Uri Geller se hubiese cruzado contigo, sabría hacer mucho más que destrozar cucharillas.

3 comentarios:

Kosicas dijo...

Bicho, una vez más pones tus palabras para traducir una parte de mis pensamientos, mil gracias. Sigo aqui, que lo sepas!!!!!!!!!!
mil besacos

Bicho dijo...

Gracias guapa!

Y dale vida a tu blog, que me lo tienes abandonaito, que lo sé yo! ;)

Kosicas dijo...

y tanto!
una pena, pero todavía me estoy "reorganizando" en mi nuevo mundo...y en mi nueva vida. Mil gracias bichejo, por seguir ahí, haciendo lo que ya te digo una y otra vez..
Besotes