sábado, 5 de diciembre de 2009

El laberinto del fauno


Tengo una serie de leyes infalibles para esquivar el mal gusto y evitar gastar dinero en bazofias:

Primera Ley de Bicho: Nunca compres ningún libro que se encuentre entre los 5 más vendidos según El Corte Inglés, La Casa del Libro o la Fnac.

Segunda Ley de Bicho: Nunca veas ninguna película que se anuncia sin parar en la tele, que ha sido récord de taquilla la primera semana o que tiene el presupuesto más caro de la historia del cine (hasta ese momento). Existe una excepción para esta regla, que son las películas de animación.

Corolario: A la gente no le gusta equivocarse; por ello, cuando compran un libro que finalmente les resulta un coñazo, o ven una peli aburrida, se las recomienda a todo el mundo. A modo de venganza: "mal de muchos consuelo de...".

Como estas leyes rigen mi vida y están ampliamente demostradas, en su momento, yo me negué a ver El laberinto del Fauno en el cine. A cambio, la vi ayer, para poder criticar abiertamente y con conocimiento de causa.

Y me parece una mierda. Bastante gorda, por cierto. El fauno es un cansino, Ofelia es un poco lenta y la supuesta fábula, se convierten en un dramón sangriento con ambientación franquista. Total, un coñazo y mucho látex.


Tenía que decirlo.

2 comentarios:

Belinda dijo...

Si es que me encantas... más razón que un santo llevas!!!

Sr. Calamar dijo...

Esperemos que Joaquín Reyes le de un poco de credibilidad al personaje en Spanish Movie xD