martes, 24 de agosto de 2010

Mensaje personal

Quiero enviar un mensaje público al imbécil tocapelotas que anoche me adelantó por la derecha a mil por hora con su carro, cuando estaba llegando a casa:

Bobalicón de tres al cuarto, algún día te fallarán los reflejos, los frenos o la purita suerte. Y lo único que lamentaré ese día, es que no te partirás los cuernos engominados que luces, contra un buen muro de hormigón, sino que te llevarás por delante a tres o cuatro inocentes, que tuvieron la desgracia de toparse contigo mientras los agentes de la ley seguían tocándose los huevos dos calles más abajo.

2 comentarios:

neko dijo...

Cuanto gilipollas suelto por el mundo...

A mi no me importa en absoluto la vida de esos crios de mierda, pero que jueguén con la vida de los demás no tiene perdón.

Kosicas dijo...

yo le llamaría directamente y como diría Cervantes, Hideputa, bicharraco. Felicidades por haber tenido una flor en el culo, que ese tipo de gentuza no mira a quién puede hacer pupita. Muuuuuakssssss