sábado, 31 de mayo de 2008

Conclusiones




Un aficionado a la entomología examina una pulga.
Le ordena: "¡Salta!" y la pulga salta.
Él escribe: "Cuando se le dice a una pulga que salte, salta".

Entonces toma la pulga y le arranca las patas. La deja en su sitio y le ordena: "¡Salta!".
La pulga no se mueve.
Entonces él anota: "Cuando a una pulga se le arrancan las patas, se vuelve sorda".



Mi "autoencarcelamiento" da sus frutos. Se encuentran tantas cosas entre los libros.

2 comentarios:

Carlos dijo...

el entomólogo se vuelve... mudo xD

Evita dijo...

Pero si le cortan las patas... como va a saltar?
Esto tiene truco seguro, porque aunque se quede sorda, puede leer los labios y saltar, pero sin patas...

Conclusión: es mejor que seas sordo a cojo